Translate

martes, 19 de mayo de 2009

EN TÍ...

A veces, recuerdo aquel momento de una manera tan especial...
Fué uno de esos días en que una no paraba de pensar, era muy joven, me senté junto a la ventana y empecé a escuchar un L.P. nuevo, la primera vez que escuché a Aute, no me lo podía creer. ¿Quién podía escribir de aquella forma, y sentir así? Me entró hasta el alma... Ya no me sentía igual. Él, era mi compañía.
Feliz de ver que no estaba tan sola, fuí descubriéndole poco a poco.
"En tí": Yo, con doce años (más o menos), escuchándole y mirando a la luna, "me duelen todos los huesos y una lágrima indiscreta me advierte que estoy llorando, no pienso en tí, pienso en tí en tí"...
Tuve la suerte de conocerle personalmente al cabo de poco tiempo, en Manacor, en un concierto que duraba 48 horas de música seguidas. Allí estaban todos, yo no podía faltar, y allí estaba él, y le hablé de la gran admiración que le tenía. Estuvimos charlando, nos hicimos unas fotos, y creo que nos intercambiamos direcciones.
Al cabo de un tiempo le envié una copia de la fotografía y algunos escritos. Él siempre me contestaba.
Un día inspirada yo, pude conseguir su número de teléfono a través de un familiar; le llamé (creo que era domingo), cogí mi teléfono rojo y sin pensarlo más, le llamé.

-"Hola, solo te quería dar las gracias por tu existencia"
"Grácias, ¿quién eres?"
-"Soy Bárbara, de Mallorca"
"Uy, gracias, estaba cambiando los muebles de sitio y redecorando mi casa"
-"Nada más que eso, que te admiro mucho"
"De verdad, que me has pillado de sorpresa, a ver si nos vemos y hablamos"

Entonces me explicó que iban a hacer un concierto con Serrat, Silvio y Pablo en el Salamanca. Que si quería me reservaba una invitación. Yo, para no molestarle, le dije que no hacía falta (no se, como hemos hablado tantas veces como ubicarme, lo explico más o menos).
Seguíamos escribiendonos, y yo, a los 16 ó 17 años, partí rumbo a Madrid, y me equivoqué, claro que me equivoqué. Hoy digo esto para superar por mi misma lo mal que me porté con él. Él que incluso quería ayudarme y hablar de mis escritos, de publicarlos y eso...
La familia que tengo en Madrid se tenía que hacer cargo de las entradas, pero no lo hizo. El mismo día de la actuación fuí a comprarlas y ya no quedaban. Me puse nerviosa. Y así, como quién no quiere la cosa, me presenté en su casa. Me abrió la puerta Marixu, yo me fuí hacia él y le expliqué de una manera un tanto incoherente lo de las entradas. Él, todo educado me dijo que ya me había advertido y por eso me quería hacer una reserva. La verdad es que no me porté bien.Pobre, se debió de quedar hecho polvo.
Nos sentamos junto a la ventana (en donde debía de recibir a sus invitados, y ver las vistas de Madrid). Me invitaron a tomar un café y se portaron bien.A pesar de todo, hablamos y me ubicó,estaba desconcertado.
Ya tenían que partir hacia el teatro. En aquel momento no podía hacer nada para conseguirme una entrada.
Siempre me he culpado de aquel comportamiento,precio que pagué por degustar aquellas hierbas dulces bajo el cielo de Madrid...Y todavía lo siento mucho, muchísimo...
Pero bueno, cuando hablé con el portero del Salamaca y le expliqué un poco la situación, me dejó entrar. Estuve en el directo de "Entre amigos". Me hice amiga de unos fans gallegos, y Silvio Rodríguez nos tiró la púa a nosotros.Madre mía cuando pienso en todo aquello...
Me quedé más días en Madrid; estuve muy pensativa, quedé con la prima de Aute; estuvimos por los baretos, me presentó a jóvenes poetas y bién...
También hice alguna que otra visita a mis familiares y amigos.
Me duele tanto haberme portado tan injústamente con él... Pero bueno , no puedo volver atrás.
Como siempre le he seguido en sus conciertos,  nos volvimos a ver. Él me comentó que ni se acordaba de aquel hecho, pero Maritxu...
Me resulta difícil después de tantos encuentros, organizarlos en orden...
Yo cuando tenía incertidumbre le escribía, él siempre me contestaba, me aliviaba y me daba buenos consejos. Nos ibamos viendo a través del seguimiento en sus conciertos.
Mi hermano Pedro siempre me acompañaba.
Para Eduardo era normal vernos a mi hermano y a mí esperándole. Solía visitarlo antes y después de los conciertos. (Ahora hacerlo antes ni se me ocurriría).
En el auditórium con el representante de Ariola, que también era amigo mío, (a veces veía a sus hijos... Laura, cuando era pequeñita...). En Calviá... casi por todas partes por donde podía ir.
Un día incluso se confundió y nos recibió a mi hermano y a mi pensando que eramos Pablo y Laura, en vez de Pedro y Bárbara.
Con el paso del tiempo hubo cierto distanciamiento. Yo por aquel entonces vivía en Alemania. Le expliqué a través de una carta mi intención de casarme con un alemán, y me contestó que estaba como una cabra, pero que lo importante era esto y no vegetar.
Ya instalada de nuevo en Mallorca le fuí a ver actuar después de mucho tiempo. Al acabar el concierto fuí a saludarle, y no me conoció. Cuando memorizó (y recordó) me dijo: "¿Pero qué te has hecho? Antes eras fea y ahora estás muy guapa". Subió a cantar la última y volvió. Charlamos un rato. Les comentó a algunos periodistas que él iba a actuar en Cala Ratjada. Y yo le dije que no me lo podía creer. Encima venía a actuar en la misma calle en la que yo vivía... Jajaja, cosas de la vida...
Nos despedimos, y entonces me dijo que estaría por Deià, pero no volvimos a vernos hasta el día del concierto.
Aquella tarde en Cala Ratjada visité a Natalia Millán, a Luís Mendo y a Tino Di Geraldo (creo que ya se habían acostumbrado a verme). Y por la noche, junto con Uwe, le esperé en el camerino con unos poemas y un ramo de rosas de mi jardín. Y bién, corear "cada vez que me amas" cerca de casa y con todos sus fans fué algo inexplicable. Quedamos para tomar unas copas en el Albatros. Uwe y yo fuímos con los músicos, y él ya nos esperaba allí. Estábamos reunidos, charlando, y de prontó, soltó la inevitable frase otra vez, ¿Conoceis a Bárbara? Antes era fea y ahora se ha vuelto guapa, y no me extraña, con ese pedazo de hombre tan guapo que tiene, jaja". Y nada, se quedó allí a su rollo y nos despedimos.
Con el paso del tiempo ya éramos más: Uwe, Pedro, su compañero, yo... Todo el regimiento, siempre en los conciertos del Aute.
Él ya nos decía: "Bién, todos juntitos."
En alguna ocasión salimos de copas y salimos a bailar al Índigo, el club en el que tocaba Javier Krahe; fué divertido. Y así sucesivamente, etc.

Pasados los años me divorcié y tuve a Mark, (fruto de mi relación con un músico de las islas), y cómo no, fuí a ver a Eduardo al Auditorium y a comentárselo. Al principio no me conoció, pero después me alzó y me abrazó muy fuerte contra su pecho. Las fans dijeron: "Mira que está delgada." Y él les contestó: "A esta no me la toqueis, es de las primeras, siempre ha estado."
Me dió unos consejos personales y le supo muy mal que me hubiera divorciado, no veía bien una serie de cosas, etc...
En estos últimos años las cosas han ido cambiando. Le fuí a ver al castillo de Bellver, hará 2 ó 3 años. Fué una velada muy muy especial, todos ya mucho más mayorcitos y visto desde otro ángulo. Cuando fuimos a saludarlo no nos reconoció, pero después reaccionó y dijo: "Todos igual de juntitos que antes, estais todos iguales, ¿y tú, Bárbara, como es que no te vuelves vieja?... Mírame a mi"
Y yo me quedé impresionada con sus palabras.
Después hemos vuelto a coincidir en el Auditórium, esta vez le fuí a buscar casi al escenário. Tenía muchas ganas de verle. Entramos en el camerino, y como quién no quiere la cosa, entraron parte de mis amigos, que yo no había ni visto, y nos reunimos allí otra vez. Me preguntó por mi hijo Mark (lo primero de todo). Damián (un amigo nuestro), le contó todas las hazañas de mi hijo; No me dejó ni hablar. Esa noche mientras estábamos allí, le miré a los ojos, y él a mí, intensa y profundamente. Fué la primera vez que sobraban las palabras. Le hubiera abrazado fuertemente, pero no me atreví

Bueno, creo que ya me he excedido demasiado, han sido tantos años y tantas cosas que ya veremos... Iré explicando.

Lo que sí quiero decir es que para mí, además de ser una gran persona, un gran ser humano y un gran poeta, y cómo no, el ser más polifacético que he conocido, le admiro mucho, y también a toda su trayectoria. Siempre ha estado en mi vida de una manera u otra. Para mí, él es belleza.

1 comentario :

Millan dijo...

Tu relato me desconcierta un poco por esas lagunas de memoria que tenía sobre tí, dado que habíais compartido tantos momentos, aunque me imagino que es normal en personas que conocen a tanta gente.
Te impresionó muy joven, con doce años dices. Esas edades, con los sentimientos a flor de piel, nos producen una serie de improntas que perdurarán para toda la vida.
A mi me pasó algo parecido con Serrat, al que escuché en la música que tenía mi hermano mayor y me dejó huella, aunque no he disfrutado de su presencia como tú has hecho con Aute.
Espero lo que quieras seguir contando...
¡Un beso muy fuerte, querida amiga!